» » » » Castillo de Bran, la guarida del Conde Drácula en Transilvania

Castillo de Bran, la guarida del Conde Drácula en Transilvania

7 de agosto de 2011
Etiquetas
El Castillo de Bran atrae a miles de turistas que se interesan por su relación con el Conde Drácula

El Castillo de Bran atrae a miles de turistas que se interesan por su relación con el Conde Drácula

¿Quién no ha oído hablar del famoso y terrorífico Conde Drácula? Bram Stoker, el creador de la mítica novela “Drácula”, supo crear a la perfección un personaje singular que marcó un antes y un después en la historia de la literatura y del cine de terror.

En la novela de Bram Stoker, el Conde Drácula era un inquieto vampiro que viajaba desde Transilvania hasta Londres y que únicamente se alimentaba de sangre humana. Pero resulta que no todo es ficción en la historia, ya que el escritor se basó en un inquietante personaje llamado Vlad IV, quien tenía la curiosa costumbre de torturar a sus adversarios. Se dice que este singular hombre vivía en el Castillo de Bran en Rumanía y que el escritor de Drácula se fijó en él para crear a su protagonista. ¿Te apetece un paseo por la historia de este curioso individuo y del enigmático Castillo de Bran?

El Castillo es una asombrosa fortaleza medieval húngara que se ubica en Rumanía. Gracias a la relación del Castillo con el Conde Drácula, miles de turistas se acercan a él para conocer un poco más de su increíble historia. Concretamente se sitúa en Transilvania, cerca de Brasov, un lugar clave del turismo del país.

Bram Stoker se inspiró en este castillo y en Vlad IV para crear la novela

El castillo fue posesión de la Princesa Ileana de Rumanía, quien lo heredó de su madre la Reina María. Más tarde, en el año 1948, el Castillo de Bran fue incautado por el gobierno comunista rumano.

Como ya mencionábamos, Bram Stoker, el escritor de la novela Drácula, usó como modelo a Vlad IV. Conocido también como Vlad el Empalador o Vlad Draculea, este hombre fue príncipe de Valaquia y un fuerte luchador en contra del expansionismo otomano que amenazaba Rumanía. Además de esto, el emperador era famoso por su peculiar modo de castigar a sus enemigos.

No es casual el hecho de que uno de sus apodos era Vlad el Empalador. Este individuo tenía gran predilección por el empalamiento, una técnica de tortura y ejecución que consistía en introducir un palo de unos tres metros y medio por el recto, fijarlo a la carne del torturado con un clavo y, finalmente, dejarlo morir lentamente. Se dice que entre 40.000 y 100.000 personas pudieron morir de este aterrador modo. Y esta no es la única técnica que usaba Vlad para asesinar a sangre fría, ya que siempre anduvo probando nuevos métodos de tortura. En una ocasión, incluso, llegó a hervir vivo a un gitano acusado de ladrón y obligó a su familia a comérselo. Este ser cruel, amigo de la sangre y la tortura, sirvió a Bram Stoker para crear al famoso y aterrador Conde Drácula, aunque naturalmente, hay mucho de ficción en él.

Imagen de Vlad IV, conocido también como Vlad Draculea o Vlad el Empalador, quien inspiraría la aparición del personaje de ficción del Conde Drácula

Imagen de Vlad IV, conocido también como Vlad Draculea o Vlad el Empalador, quien inspiraría la aparición del personaje de ficción del Conde Drácula

Lo que precisamente le da fama al Castillo de Bran es la creencia de que fue el lugar donde vivió Vlad Draculea, aunque realmente no hay evidencias de que así fuera. Lo único que sí parece ser cierto es que este hombre pasó allí un par de días cuando la región estuvo ocupada por el Imperio otomano.

Desde el patio central del Castillo de Bran podemos acceder a las distintas estancias como la Sala de la Cancillería con sus muebles renacentistas, o la Sala de la Guarnición con su pequeña capilla. También podremos visitar el dormitorio real o la Sala de música. Todo se cubre con un ambiente bastante tétrico donde destacan las escaleras de caracol, los pasadizos secretos y una decoración bastante sombría. 

En una ocasión, la revista estadounidense Forbes publicaba que el Castillo de Bran estaba valorado en 140 millones de dólares. Los propietarios actuales se niegan a explotar el castillo de forma turística, aunque actualmente está abierto para los visitantes.

En nuestra visita podremos recorrer todas las habitaciones, salas y pasadizos del Castillo de Bran

En nuestra visita podremos recorrer todas las habitaciones, salas y pasadizos del Castillo de Bran

La imagen de este misterioso castillo ha sido usada en múltiples ocasiones para el cine en películas relacionadas con el Conde Drácula. A raíz de esto, el Castillo de Bran se conoce popularmente como el Castillo de Drácula. Son muchos los que se sienten atraídos por esta inquietante historia y que deciden acercarse hasta él para conocer el lugar en el que se inspiró el creador de la novela y en el que muchos dicen que vivió el temible Vlan IV.

Así que si sois de los apasionados por las historias vampíricas, por las leyendas góticas o por los lugares curiosos, este castillo es el lugar perfecto. Eso sí, que a nadie se le olvide llevar un crucifijo y un diente de ajo, por si las moscas.

Más información | Wikipedia
Fotografías | ThelerAndimarjoko y Evolvewre
A vista de pájaro | Google Maps

DEJA UN COMENTARIO
*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.