Descubriendo la fauna del Parque Nacional de Etosha, Namibia

9 de Abril de 2011
Etiquetas

El reino animal es diverso, multicultural y extenso. Como muestra de ello, os animamos a conocer El Parque Nacional Etosha, situado en el país africano de Namibia. Con una extensión de 22.270 km², el paraíso animal donde conviven más de 110 especies de mamíferos, otros tantos de reptiles y cerca de 350 variedades de aves, es uno de los más grandes del mundo. De punta a punta, de este a oeste, tiene una longitud máxima de 350 kilómetros; millas y millas de territorio salvaje donde el animal más débil somos nosotros.

Elefantes en el Parque Nacional de Etosha, Namibia

En la superficie del Parque Nacional podemos encontrar grandes cantidades de carbonato y es por ello que se le conoce como Etosha, el gran lugar blanco. Dos son las entradas principales para acceder al parque. En el sur tenemos la de la de Okakuejo (Anderson Gate) y al este la de Namutoni (Von Lindequist Gate). Ambos accesos se encuentran a una distancia de entre 435-535 kilómetros de Windhoek, la capital de Namibia. El resto del parque se encuentra vallado a excepción de la entrada del norte King Nehale Gate, aunque ésta está menos transitada.

Ambas puertas, las de Okakuejo y la de Namutoni, están unidas por una carretera que recorre todo el parque, enlazando para ello los tres campamentos donde se puede pasar la noche: Okakuejo, Namutoni y Halali. En los tres lugares hay una charca, por lo que podremos observar a los animales desde allí. La mejor época para visitarse es cuando hay sequía porque en el periodo de lluvias los animales se dispersan por todo el parque.

Las lluvias son estacionales. Empiezan a finales de octubre y se alargan hasta abril o mayo. Se da el caso de que cuando llueve, una minúscula capa de agua cubre las depresiones depositando las sales en la superficie debido a que la capa freática queda por debajo del nivel del suelo.

Las charcas son pequeñas hondonadas, rodeadas de una zona despejada o con poca vegetación debido a la ida y venida de los animales. Su tamaño es de veinte a cien de metros de diámetro y hay varios tipos de charcas en Etosha, desde naturales hasta artificiales para poder esparcir a los sedientos huéspedes.

Aparte de estos tres campamentos, otros puntos de interés son el Bosque Embrujado, una charca de árboles moringa situada cerca de Okakuejo, la depresión de Fischer, situada cerca de Namutoni donde podremos ver gacelas, aves y ñus y el mirador de Etosha, donde nos rodearemos del vasto manto blanco al norte de Halali.

Jirafas bebiendo en una de las charcas del Parque Nacional de Etosha, Namibia

Las temperaturas máximas las encontramos al empezar la estación de lluvia, entre octubre y febrero, y se pueden alcanzar los 39 °C. Las mínimas en esa época se mantendrían en unos cálidos 12-15 °C . Los meses más fríos son junio y julio, con máximas que se quedan por debajo de los 30 °C y cuyas mínimas bajan de los 5 °C.

Cómo llegar
Podemos aterrizar en el aeropuerto internacional de la capital de Namibia, Windhoek. Desde allí, podremos adquirir billetes para volar en pequeñas avionetas que nos dejarán directamente en Etosha.

Cuándo ir
Se debe intentar evitar los meses de enero y febrero porque son vacaciones en Sudáfrica y se llena de turistas. Lo más aconsejable sería procurar ir entre los meses de Junio y Octubre.

Recomendaciones
El transporte público en Namibia es escaso por lo que se requiere contratar un tour o alquilar un vehículo por nuestra cuenta. Si elegimos este último caso, recordaros que estamos en un mundo salvaje, donde los extraños somos nosotros. De hecho, está prohibido apearse de los vehículos porque entre otros animales, se pueden encontrar leones por el camino. Habrá que tomar precauciones y observar los animales desde la distancia, deteniendo el coche cuando veamos que alguno de los animales obstaculiza el camino. Parecen mansos mamíferos pero nunca se sabe cómo se puede comportar un elefante, cebras o gacelas si se ven en peligro.

Indispensable usar repelente para mosquitos. Debido al clima cálido, Etosha es un hervidero de insectos y será mejor ir preparados. Para los que seáis alérgicos, llevaros por si acaso algún medicamento que detenga lo que el repelente y el anti-mosquitos no ha podido.

Los mejores momentos para ver los animales son a primera hora del día, dado que es la hora de alimentarse, y sobre las 5 o 6 de la tarde, que es cuando salen de los pocos escondites que los cobijan del intenso calor del mediodía.

Como medida preventiva antes de ir a Namibia, convendría informarse acerca de las vacunas contra la fiebre amarilla y verificar con el médico, porque no todos los organismos la toleran igual, de que podamos tomar pastillas contra la malaria.

Más información | Wikipedia
Fotografias | Travel to Africa y Adaptatur
A vista de pájaro | Google Maps

DEJA UN COMENTARIO
*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas en la web, consideramos que aceptas su uso OKMás información