'La Sirenita' de Copenhague ya tiene novio

9 de Junio de 2012
Etiquetas
el han sirenita copenhague

'Él' es el nombre que ha recibido el compañero de 'La Sirenita' de Copenhague

Casi cien años de absoluta soledad es mucho tiempo para una persona, hombre o mujer, y seguramente también lo sea incluso para toda una sirena. En agosto de 2013 se cumplirán cien años desde que La Sirenita de Copenhague se sentó a descansar sobre unas rocas, junto al mar Báltico, observando el horizonte con su mirada tranquila y serena; un siglo de soledad para esta escultura labrada en bronce, que se ha convertido en todo un icono de Copenhague y prácticamente de toda Dinamarca.

Como tantos años dan para mucho, no es de extrañar que la querida sirenita danesa haya sido objeto de diversos actos vandálicos y asociada a numerosas leyendas, en su mayoría vinculadas a pescadores y gente del mar. Se trata de una obra que fue donada a la ciudad por el empresario Carl Jacobsen y que se situó en su emplazamiento actual el 23 de agosto del año 1913.

Pero la época solitaria de esta sirena ha tocado a su fin, pues ya disfruta de la compañía de un homónimo masculino, aunque en este caso nadie ha donado la obra a la ciudad y las arcas municipales se han visto obligadas a desembolsar alrededor de 400.000 euros. Todo es poco para dar compañía a tan ilustre personaje.

Su compañero, situado al final de un muelle en la localidad de Elsinore, frente a la Casa de la Cultura de la localidad, a 45 kilómetros al norte de Copenhagueque, ya ha sido bautizado con el sencillo nombre de Él (Han, en danés) para no restar protagonismo a la vieja sirenita. Ha sido creado expresamente para este fin y su inspiración está claramente relacionada con La Sirenita de Copenhague. Sus creadores, una pareja de escultores, Michael Elmgreen e Ingar Dragset, se han ocupado de dar forma a esta nueva escultura masculina.

La Sirenita es ya una escultura con muchos años, aunque parezcan no pesarle, construida con los materiales y técnicas de otros tiempos. Sin embargo su joven compañero ha podido beneficiarse de los avances actuales, construyéndose a partir de una aleación de distintos metales y acero inoxidable y disponiendo de un mecanismo hidráulico que le permite pestañear cada sesenta minutos.

Seguramente la nueva escultura conseguirá atraer aún a muchos más turistas y viajeros, deseosos de felicitar a la sirenita y observar juntos a la feliz pareja. Ninguno de nosotros estará aquí cuando transcurran otros largos cien años para saber cómo le ha ido a esta nueva pareja, pero tal vez las nuevas generaciones podrán preguntarles y quién sabe si también conocer a su futura descendencia.

Visto en El Mundo
A vista de pájaro | Google Maps
En Viajeros Blog | Jardines de Tívoli, una de las maravillas de Copenhague

DEJA UN COMENTARIO
*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas en la web, consideramos que aceptas su uso OKMás información