'Moussaka', plato típico de la cocina griega, con ingredientes propios de la dieta mediterránea

10 de Julio de 2012
Moussaka

‘Moussaka’ al estilo griego

La moussaka, o musaca, es un plato tradicional de Medio Oriente y los Balcanes, y está hecho a base de berenjenas. Existen varias versiones de este plato tradicional. La receta árabe, serbia, rumana y bosnia se hace con patatas, mientras que la versión de Grecia, que es donde más se ha popularizado su consumo, consiste en varias capas de berenjena en rebanadas, a las que se añade carne picada, tomate y bechamel u otra salsa.

En la receta griega, la más común y la que podemos encontrar en prácticamente cualquier restaurante de comida típica del país, la elaboración de la moussaka consiste en 3 capas: la inferior consiste en lonchas de berenjena sofritas en aceite de oliva. En la capa de en medio, se coloca la carne picada (la receta tradicional se hace con carne de cordero, aunque ahora es muy común hacerla con carne de ternera), con tomates machacados. La última capa consiste en cubrirlo todo con bechamel de mantequilla, siendo posible sustituirla por crema. Adicionalmente se puede agregar queso rallado o en polvo y gratinarlo.

Cuando elaboramos un plato tradicional como este, es curioso conocer de dónde proviene, su historia y curiosidades. En el caso de la moussaka, el origen exacto se desconoce. Sin embargo, se cree que es un plato que ya se elaborada hacia el siglo XIII. Los griegos ya cocinaban un plato similar, aunque sin berenjena, que fue introducida en su cultura por los árabes.

Siempre que cocinamos, agregamos los ingredientes en cantidades más o menos estimativas, dependiendo de para cuántas personas cocinemos, y de qué nos guste más o menos. Veamos, pues, cuáles son los ingredientes base de este plato para 5 o 6 personas. Lo más importante, por supuesto, son las berenjenas. Cuatro o cinco berenjenas de tamaño medio serán suficientes. Después, entre medio kilo y un kilo de carne picada, dos o tres tomates, una taza de aceite, dos cebollas picadas, laurel, dos dientes de ajo, queso rallado (opcional) y lo correspondiente a tres tazas de crema bechamel.

Como es de imaginar, por la cantidad de ingredientes y por su forma de preparación, la moussaka surge como un plato idóneo para el otoño y el invierno.

Sin duda, la moussaka es un plato bueno y económico. Berenjenas, cebollas, tomate, ajo y aceite; los ingredientes que lo componen son sanos y representativos de la buena y típica dieta mediterránea.

Fotografía | Merle ja Joonas
En Viajeros Blog | ‘Sarmale’, un plato típico de Rumanía

DEJA UN COMENTARIO
*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas en la web, consideramos que aceptas su uso OKMás información