» » Parque Nacional Banff, aventura en las Montañas Rocosas canadienses

Parque Nacional Banff, aventura en las Montañas Rocosas canadienses

8 de agosto de 2011
El Parque Nacional Banff se encuentra en las Montañas Rocosas de Canadá

El Parque Nacional Banff se encuentra en las Montañas Rocosas de Canadá

Nos encontramos en uno de los parques más grandes del mundo. Más de 6.400 kilómetros cuadrados de glaciares, campos de hielo, ríos, lagos, valles, praderas y espesos bosques en plenas Montañas Rocosas de Alberta, en Canadá. El lugar es conocido como Parque Nacional Banff y es uno de los emplazamientos naturales más increíbles de toda América.

El Parque, que fue el primero de Canadá, está considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En él la variedad de especies de animales y de plantas es inmensa, donde destacan principalmente los tupidos y frondosos bosques de coníferas. También podremos contemplar osos grizzlys, lobos, coyotes y caribús en su medio natural de vida.

Por otra parte, este Parque es el lugar idóneo para los aventureros, ya que podremos realizar multitud de actividades en este área canadiense. Por ejemplo, para los amantes del excursionismo el Parque Nacional Banff cuenta con 1.600 kilómetros de senderos para recorrer. Entre todas las sendas disponibles no podemos perdernos la que se dirige a Sunshine Meadows, ya que, aparte de ser un camino fácil de recorrer, desde este lugar podremos observar el Monte Assiniboine, el pico más alto de la Montañas Rocosas; tres lagos de montaña, entre los que se encuentre el aturquesado Lago Louise; y multitud de coloridas flores. Tampoco debemos perdernos el camino que se dirige hasta el Valle de Alerce o al Glaciar de Stanley, unas impresionantes vistas disponibles solo en el Parque Nacional Banff.

En el Parque Nacional Banff hay multitud de senderos y rutas para los amantes del senderismo

En el Parque Nacional Banff hay multitud de senderos y rutas para los amantes del senderismo

Este emplazamiento es el lugar idóneo para hacer excursiones en bici. Dentro del Parque hay accesos acondicionados para los ciclistas que recorren puntos como las Colinas Bow y su río, el Cañón Sundance o una maravillosa Cuenca, declarado Sitio Histórico Nacional. Todo ello disfrutando del sol, del aire puro de las montañas y de un increíble e incomparable entorno natural. Para los amantes del ciclismo, una jornada en Banff se convertirá en una experiencia inolvidable.

Otro punto de vista desde el que también podremos conocer el Parque es realizando piragüismo o viajando en canoa a través de sus inmensos lagos; así como disfrutando de un paseo en helicóptero. De esta manera nos haremos una pequeña idea de la grandiosidad del lugar, así como de su increíble belleza, que combina las Montañas Rocosas con apacibles lagos y frondosos bosques.

El Parque también tiene vida dentro de sus innumerables cuevas de piedra caliza, donde encontraremos multitud de antiguos fósiles y formaciones minerales. Sin duda es la parte con más historia de Banff, ya que podremos contratar a un guía que nos explicará la evolución de todas las grutas y que nos guiará por las más interesantes y por pasadizos que solos no podríamos llegar a encontrar. Al finalizar la excursión por el interior de las cuevas se nos ofrecerá la opción de descender desde la cueva hasta tierra firme haciendo rappel desde 18 metros de altura. ¡Apto únicamente para los más atrevidos!

Viajar en canoa es otra de las actividades que podremos realizar en el Parque Nacional Banff

Viajar en canoa es otra de las actividades que podremos realizar en el Parque Nacional Banff

Los animales terrestres que habitan en el Parque Nacional Banff son más fáciles de ver, pero, gracias a los observatorios situados por todo el recinto, las aves de las Montañas Rocosas no serán un misterio para nosotros. Los mejores sitios para contemplar las aves son la Cuenca del Pantano, el Lago Vermilion, el Cañón Johnston o la Cumbre del Arco; y la mejor temporada, sin duda, es la primavera y el verano, cuando el cielo se llena de coloridos pájaros que cantan alegremente mientras sobrevuelan parte de Canadá.

Y, hablando de animales, la pesca es otro de los puntos fuertes del Parque Banff. Lo único que necesitaremos es un permiso para pescar que, en caso de no tenerlo, lo podremos comprar por apenas 10 dólares en los puntos habilitados para ello dentro del Parque. Una vez que lo tengamos podremos dirigirnos hacia la Cuenca del Pantano, donde encontraremos hermosos peces tropicales; o hacia Forty Mile Creek, donde lo que abundan son los pescados blancos. Las aguas son tan tranquilas y transparentes que, aunque no seamos grandes pescadores, no se nos dará nada mal. Además, gracias a sus aguas cristalinas podremos aprovechar para echar fotos al fondo marino.

Otras actividades que podemos llevar a cabo dentro del Parque es la escalada, tanto en el Monte Rundle como en el Monte Louis; y el rafting en el río Kicking Horse. Ambos deportes cuentan con varias zonas que abarcan diferentes niveles de dificultad y que se adaptan a nuestros conocimientos, para que podamos disfrutar al máximo de ellos. El lago Minnewanka, con 1.450 metros sobre el nivel del mar y unos 18 kilómetros de largo, es el lugar idóneo para los amantes del buceo, que podrán sumergirse bajo las aguas y descubrir el fondo marino y la vida que allí crece.

Acampar en las inmediaciones del Parque Nacional Banff nos proporcionará unas vistas espectaculares

Acampar en las inmediaciones del Parque Nacional Banff nos proporcionará unas vistas espectaculares

Por otra parte, el Parque cuenta con más de 4.000 hectáreas esquiables situadas en un entorno inigualable, y un servicio de tirolesa con el que atravesaremos las montañas y el río Hicking Horse suspendidos en el aire y sujetos unicamente por un dosel, de manera que tendremos, literalmente, el Parque Nacional Banff a nuestros pies.

Para acceder a este enorme recinto, el precio de la entrada para los adultos no llega a 10 dólares y 5 en el caso de los niños. Si deseamos pasar varios días dentro del Parque, podremos alojarnos en los campings que encontraremos en su interior y que están disponibles desde 20 dólares por noche o llevarnos nuestras propias tiendas de campaña y pagar 10 dólares por acampar allí. Paralelamente, podremos contratar los servicios de guías y programas de actividades desde 50 dólares el grupo entero. Sin duda, módicos precios para disfrutar de un paisaje y un entorno natural que no tiene precio.

Como vemos, aparte de la variedad de especies de flora y fauna del Parque Banff, se extiende ante nosotros un sinfín de actividades para realizar en su interior, el único problema que hay es… ¿por donde empezamos?

Más información | Parque Nacional Banff (en inglés)
Fotografías | Ost Piet, MemoriePhotographie, MemoriePhotographie y bigskyry
A vista de pájaro | Google Maps
En Viajeros Blog | El parque Lynn Canyon de Vancouver y su puente colgante

DEJA UN COMENTARIO
*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.