Pont des Arts, el puente más romántico de París

El Pont des Arts es el elegido por los jóvenes parisinos para jurar amor a sus parejas. El ritual consiste en colocar un candado en su barandilla, a veces decorado con imágenes o los nombres de los enamorados
6 de septiembre de 2012
Etiquetas,  
Pont des Arts paris

En Pont des Arts, multitud de candados simbolizan el amor eterno

No es demasiado complicado encontrar un lugar romántico si viajamos hasta la ciudad más romántica del mundo, también conocida como la ciudad del amor, París. La capital francesa es el destino turístico escogido por muchos enamorados o parejas de recién casados para pasar su luna de miel; un lugar idílico lleno de encantos y monumentos famosos. La Torre Eiffel, los Campos Elíseos, el Arco del Triunfo, la catedral de Notre Dame o el río Sena nos pueden legar momentos inolvidables.

Y para encontrar el puente más romántico, dentro de la ciudad más romántica, debemos situarnos sobre las aguas del río Sena, en concreto en el Pont des Arts, que traducido al español viene a significar puente de las artes. Se trata de un puente exclusivo para uso peatonal, que puede cruzarse caminando a la par que disfrutamos de unas bellas e impresionantes vistas. Si sois aficionados a la fotografía o al dibujo, seguramente estaréis en el mejor de los escenarios para dar rienda suelta a vuestra afición y creatividad.

Pont des Arts puente paris

El tránsito sobre el Pont des Arts es continuo, emplazándose en una de las zonas más turísticas de París. Sirve de unión entre el Museo del Louvre y el Instituto de Francia

Lo singular es que el carácter romántico asociado a este puente no tiene mucho –o nada– que ver con que se encuentre en la ciudad del amor, y sí con las tradiciones urbanas modernas. Fue el elegido por los jóvenes, y algunos no tan jóvenes, de la ciudad para jurar amor eterno a su pareja, para lo que colocan un candado en su barandilla (sí, efectivamente, como en puente Vecchio, en Florencia). A unos les basta con el ritual de colocar el candado, otros en cambio lo personalizan con textos o dibujos. ¡Viva el amor!

La construcción del Pont des Arts llevaría tres largos años, desde 1801 hasta 1804, inaugurando el “nuevo” siglo XIX como el primer puente metálico de la capital francesa. Casi dos siglos más tarde, en el año 1981, sería necesaria su reconstrucción debido al deterioro sufrido a lo largo de los años y al derrumbe de parte de su estructura por el choque de una barcaza que cruzaba el Sena. Curiosamente, estas labores de reconstrucción llevarían otro periodo de tres años, como cuando se construyó por primera vez, finalizándose en 1984, fecha en la que se procedería a la reinauguración del puente.

Pont des Art rio sena

Un grupo de personas caminan por debajo del Pont des Arts, junto a las aguas del río Sena

El tránsito sobre este puente es continuo, lógico si pensamos en el potencial turístico de París y el enclave privilegiado donde se encuentra, suspendido sobre las serenas aguas del río Sena y haciendo de nexo de unión para dos de los lugares más emblemáticos de la capital parisina, como son el Museo del Louvre y el Instituto de Francia. Por ello, no sorprende encontrar grupos de turistas que, cámara en ristre, aprovechan el lugar para capturar diferentes instantáneas.

Su elevado emplazamiento nos permite disfrutar de unas maravillosas vistas de los puentes de París, así como de la Isla de la Cité, una pequeña isla, situada sobre el Sena, que es lugar de visita obligada para el turista. La catedral de Notre Dame, la Sainte Chapelle, el Memorial a los Mártires de la Deportación, la Conciergerie o el Palacio de Justicia, entre otros monumentos, se sitúan sobre ella.

Más información | Wikipedia
Fotografías | fred_v, THEfunkyman y unmax
A vista de pájaro | Google Maps
En Viajeros Blog | Plaza de la Bastilla en París y Crucero por el río Sena, un modo diferente de recorrer París

Un comentario
  1. Publicado el 7 septiembre, 2012 a las 11:47 am | Enlace

    Las veces que he visitado esta ciudad no he dado con este puente, sabía de su existencia pero no lo crucé. Ahora ya sé que cuando vuelva a esta maravillosa ciudad será otro de los sitios que estarán en mi lista de “pendientes París”. Y es que París tiene tanto para ver… ¡Un saludo!

DEJA UN COMENTARIO
*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas en la web, consideramos que aceptas su uso OKMás información