Recomendaciones al tomar el sol en verano

27 de junio de 2011
Llega el verano y tomar el sol se convierte en un deporte nacional

Llega el verano y tomar el sol se convierte en un deporte nacional

El verano ha llegado hasta nosotros a hurtadillas y como vergonzoso que es, lo ha hecho en silencio. Sin avisar a nadie. Las mujeres, jóvenes y no tan jóvenes, son las primeras en darle la bienvenida a su caballero, el radiante sol. Es la hora de pasarse la cuchilla y quitarse las medias blancas de sus piernas.

El culto al cuerpo se ha convertido en una lacra de la sociedad, anteponiendo a veces la fachada a nuestra propia salud. Tomar el sol no es malo, al contrario, ayuda a producir un elemento tan necesario en nuestro cuerpo como la vitamina D. Sin embargo, exponerse a sus rayos en periodos de tiempo prolongados pueden producir grandes problemas. Si, además, añadimos el pack completo de solarium, pastillas para estar morenos antes o usar cremas autobronceadoras de baja calidad, nuestra piel acabará por quejarse.

En este sentido, por suerte, nosotros los varones nos preocupamos menos por el color de nuestra piel y tomamos menos riesgos.

Personas echándose crema solar en la playa

Personas echándose crema solar en la playa

El sol no sólo deja quemaduras en la piel otorgándonos el típico color de los cangrejos. También baja nuestras defensas y es frecuente desarrollar herpes u otras infecciones, por no hablar del cáncer de piel. Nuestra sombra nos puede servir para saber cuándo podemos tomar sol: cuanto más corta sea, más peligro tendremos de sufrir una insolación o quemaduras. Esto es, en la franja del mediodía.

Los bebes, mujeres embarazadas y personas mayores tienen un riesgo mayor. Es conveniente tomar las medidas adecuadas y evitar los rayos del sol en la medida de lo posible. Aquí van algunos consejos para que vuestra estancia en la playa o en la piscina sea satisfactoria.

  • Hay que prestar especial atención en las zonas delicadas: proteger los labios y los ojos.
  • Los rayos ultravioletas son más dañinos entre las 10 y las 15 horas del día. Hay que procurar no excederse con el sol a esas horas.
  • Usar crema solar para evitar las quemaduras en la piel.
Usar un sombrero es una buena forma para protegerse del sol

Usar un sombrero es una buena forma para protegerse del sol

  • Darse crema hidratante para después del sol.
  • Tras tomarnos un baño, es bueno volverse a dar crema. Da igual que usemos una resistente al agua, de hecho, una nueva normativa va a prohibir la utilización de esa frase porque es un engaño. Protege más, pero no resiste el agua.
  • Los días nublados son los peores. Parece que no hay peligro y, sin embargo, es conveniente protegerse porque los rayos del sol llegan con la misma intensidad. No hay que confiarse.
  • Si hemos sufrido una quemadura, es recomendable ir a la farmacia para que nos aconsejen qué crema aplicarnos. Si ha sido más severa de lo esperado, hay que acudir al hospital.
  • En caso de tener una piel sensible, hay que procurar protegerse con factores de protección alto. Otra medida sería dejarnos la camiseta puesta.
  • Taparnos la cabeza con un sombrero ayuda a evitar un golpe de calor.
  • Hidratarnos bien. El agua es nuestro mejor aliado.
  • Cuidado con los bronceadores. Olvidarse de remedios caseros como limones, refrescos o aceites falsos porque en vez de cuidar nuestra piel aumenta el riesgo.
  • Si usamos bronceador, extenderlo media hora antes de tomar el sol y esparcirla bien sin dejar ninguna parte del cuerpo expuesta a los rayos. Su uso, cada 30 minutos aproximadamente.

Más información | Nosotras
Fotografías | Bloc San Felium Carmen,  La Información y José Sánchez

DEJA UN COMENTARIO
*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas en la web, consideramos que aceptas su uso OKMás información